UNAN-Managua

img-17072024010
Portada Procesos de acreeditación2
img-3004202401
UNICAM
Banner Aprobado
Slide Two
img-17072024020
img-17072024030
img-17072024040
previous arrow
next arrow

¿Sabías que la Luna tiene dueño?

¿Sabías que la Luna tiene dueño?
Foto tomada por Marjorie Toruño, 14 de septiembre 2019, Disparo: 1/320 s f/6.5 215mm, ISO 800 con Cámara Canon PowerShot SX50HS.

Marjorie Toruño

Desde 1967, la Oficina de la Naciones Unidas para asuntos ultraterrestres (UNOOSA) declaró en el artículo 11, inciso 2 del Acuerdo que debe regir las actividades de los Estados en la Luna y otros cuerpos celestes (Naciones Unidas, 2002): «La Luna no puede ser objeto de apropiación nacional mediante reclamaciones de soberanía, por medio del uso o la ocupación, ni por ningún otro medio».

Sin embargo, el 25 de septiembre de 1954, el poeta, pintor y abogado chileno Jenaro Gajardo Vera, con el objetivo de ser admitido en el Club Social Los Cóndores de Talca, que tenía entre sus requisitos tener una posesión, registró a la Luna como de su propiedad. Inicialmente, Gajardo mostró ante el notario César Jiménez Fuenzalida los documentos en los que mostraba las medidas de la Luna, hizo tres publicaciones de aviso en el Diario Oficial acerca de sus intenciones, al que nadie se opuso; seguidamente se presentó en la Notaría de Talca a registrar la mítica escritura. A partir de ese día, el señor Jenaro Gajardo se convirtió en el dueño de la Luna de acuerdo al documento que textualmente dice: “Jenaro Gajardo Vera, abogado, es dueño, desde antes del año 1857, uniendo su posesión a la de sus antecesores, del astro, satélite único de la Tierra, de un diámetro de 3,475.00 kilómetros, denominada LUNA, y cuyos deslindes por ser esferoidal son Norte, Sur, Oriente y Poniente, espacio sideral. Fija su domicilio en calle 1 oriente 1270 y su estado civil es soltero. Jenaro Gajardo Vera. Carné 1.487.45-K. Ñuñoa. Talca, 25 de septiembre de 1954″ (El Mundo – Huawei, n.d.).

Figura1.  a) Copia del acta de escritura del registro de la Luna.  b) Fotografía de Jenaro Gajardo Vera. Tomados de (El Mundo - Huawei, n.d.).
Figura1. a) Copia del acta de escritura del registro de la Luna. b) Fotografía de Jenaro Gajardo Vera. Tomados de (El Mundo – Huawei, n.d.).

Todo este evento generó mucho revuelo a nivel internacional, a tal punto que hasta el presidente Richard Nixon solicitó en nombre del pueblo de los Estados Unidos autorización para el descenso de los astronautas Aldrin, Collins y Armstrong en el satélite lunar. A lo que Gajardo Vera respondió con lo siguiente: “En nombre de Jefferson, de Washington y del gran poeta Withman, autorizo el descenso de Aldrin, Collins y Armstrong en el satélite lunar que me pertenece. Y lo que más me interesa no es sólo un feliz descenso de los astronautas, de esos valientes, sino también un feliz regreso a su patria. Gracias, señor presidente”. (El Mundo – Huawei, n.d.).

Al morir el señor Gajardo Vera en 1998, en su testamento heredó al pueblo chileno su propiedad con la frase: “Dejo a mi pueblo La Luna, llena de amor por sus penas». (El Mundo – Huawei, n.d.)
Como se mencionó antes, desde 1967, nadie puede declararse dueño de la Luna y de ningún cuerpo celeste. En este contexto, se han firmado otros Tratados internacionales que procuran garantizar la paz y el uso pacífico del espacio ultraterrestre, entre ellos: el Tratado sobre los principios que deben regir las actividades de los Estados en la exploración y utilización del espacio ultraterrestre, incluso la Luna y otros cuerpos celestes, el Acuerdo sobre el salvamento y la devolución de astronautas y la restitución de objetos lanzados al espacio ultraterrestre, el Convenio sobre la responsabilidad internacional por daños causados por objetos espaciales, el Convenio sobre el registro de objetos lanzados al espacio ultraterrestre y el Acuerdo que debe regir las actividades de los Estados en la Luna y otros cuerpos celestes. Es importante mencionar que una de las principales responsabilidades de las Naciones Unidas en la esfera jurídica es impulsar el desarrollo progresivo del derecho internacional y su codificación en el nuevo entorno del espacio ultraterrestre, a través de los esfuerzos de la Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos y su Subcomisión de Asuntos Jurídicos.

Todo esto ha convertido a las Naciones Unidas en el centro de coordinación para la colaboración internacional en el espacio ultraterrestre y para la formulación de las reglas de derecho internacional necesarias (Naciones Unidas, 2002).

Desde este contexto de colaboración internacional, la Luna es un objetivo de investigación conjunta entre varios países al igual que la Antártida, por mencionar un ejemplo, en el que comparten la visión de alcanzar descubrimientos que beneficien a la humanidad. En este sentido, se tiene considerado instalar una Estación Espacial en la Luna que permita conocer más sobre la formación del Sistema Solar puesto que se considera que en la Luna se conservan perfectamente los componentes que la formaron. Además, se visiona que en un futuro más o menos lejano también pueda ser habitada (Ramos & CNN es Español, 2019).

Pero, hemos hablado mucho sobre la Luna y no hemos conversado sobre ¿Qué es?, pues bien, la Luna es el único satélite natural que posee la Tierra. Es un cuerpo celeste rocoso sin anillos. Respecto a su formación existen varias teorías, una de las más aceptadas propone que su origen tuvo lugar hace aproximadamente 4.5 millones de años, después de que un cuerpo similar al tamaño de Marte chocó con la Tierra y que, a partir de los escombros de este, se formó. Luego de 100 millones de años el magma fundido se cristalizó y se formó la corteza lunar. Entre las características generales de la Luna se conoce que tiene una masa de 7.3477 x 1022 kg, un volumen de 2.197 x 1010 km3, una densidad de 3.334 g/cm3, un diámetro de 3,476 km y las temperaturas varían desde -233 ºC a 123 ºC (GeoEnciclopedia, n.d.).

Tiene una órbita completa alrededor de la Tierra ligeramente elíptica de 27 días o aproximadamente 655.73 horas con un movimiento rotacional de velocidad constante y síncrona, razón por la cual siempre vemos la misma cara. Es una superficie rocosa que, de acuerdo a los avances tecnológicos, se conoce que la «cara oculta» de la Luna muestra cráteres y depresiones debido a que su atmósfera, conocida como Exósfera, es tan débil que no logra protegerla de los impactos de asteroides, meteoritos y otros cuerpos celestes (Geo Enciclopedia, n.d.).
Debido a su tamaño, la gravedad en la Luna es inferior a la de la Tierra y se encuentra a una distancia máxima de unos 405,400 km y en su punto más cercano llega a los 362,600 km. La densidad y superposición de los cráteres de impacto son los eventos que ponen de manifiesto la estratigrafía lunar. En las zonas más altas con mayor número de impacto se encuentran cráteres con diámetros de hasta 100 km. Los mares con menor número de impactos son más jóvenes y cubren un 16% de la superficie y fueron formados por coladas de lava basáltica que llenaron enormes cuencas de impacto de hasta 1 km de profundidad (Duque Escobar, 2009).

El espesor del regolito, capa de roca suelta de material no consolidado constituida por fragmentos minerales que no forman aún un suelo. (Real Academia de Ingeniería, n.d.), varía entre 2m en los mares más jóvenes y 20m en las superficies más antiguas de las tierras altas (Duque Escobar, 2009). De acuerdo a la reciente publicación del Mapa Geológico de la Luna, se sabe que el polo sur sería una de las zonas posiblemente habitables por la presencia de Helio, Hierro y Titanio. Además, que podría obtenerse oxígeno a partir de materiales ígneos como Ilmenita, Anortita y Olivino, los que contienen entre el 40% y 50% de óxidos (Fortezzo, Spudis, & Harrel, 2020).

Si desean conocer el Mapa Unificado de la Luna pueden visitar: https://astropedia.astrogeology.usgs.gov/download/Moon/Geology/thumbs/Unified_Geologic_Map_of_The_Moon_200dpi.jpg

Facebook
Twitter

Este enlace estará disponible desde el 25 de noviembre hasta el 12 de diciembre

Dirección:
Registro Académico Estudiantil y Estadística

Licenciatura en Matemática

Arquitectura

Licenciatura en Biología

Ingeniería Ambiental

Licenciatura en Matemática

Licenciatura en Química Ambiental

Licenciatura en Química Farmacéutica

Licenciatura en Química Industrial

Ingeniería en Ciencias de la Computación

Ingeniería Civil

Ingeniería Electrónica