UNAN-Managua

REPORTAJE

Gimnasia laboral, iniciativa que contribuye al bienestar de la comunidad universitaria

Gimnasia laboral, iniciativa que contribuye al bienestar de la comunidad universitaria

En el año 2016, autoridades de la UNAN-Managua aprobaron la implementación de una estrategia novedosa de ejercitación en el trabajo denominada gimnasia laboral, alternativa destinada a crear espacios de unidad y promoción de la salud física en el personal docente y administrativo de la institución, en coherencia con las acciones establecidas en el Programa Universidad Saludable.

La gimnasia laboral, también conocida como pausa activa, es una de las principales herramientas de la salud ocupacional para promover la actividad física, enfocada a mejorar movilidad articular y el fortalecimiento muscular al realizar estiramientos y ejercicios que propicien cambios de posición y disminución de carga osteomuscular por posturas prolongadas con movimientos repetitivos. El tiempo de acción es por periodos cortos de tres a cinco minutos, ya sea antes, durante o después de haber culminado la jornada laboral para recuperar la energía.

De acuerdo con el Mtro. Daniel García Rivera, jefe del Departamento de Educación Física y Deportes de la UNAN-Managua, este proyecto, impulsado por las autoridades universitarias mediante esta unidad académica y la Dirección de Vida Estudiantil, ha propiciado que la comunidad universitaria adopte hábitos de vida saludable, interactúe y se divierta en cada una de las sesiones dirigidas por entrenadores del Departamento de Educación Física y Deportes.

«En este año, prevemos llevar las sesiones de gimnasia a los becados internos y estudiantes en las aulas de clase, junto con otras actividades recreativas y de dinamismo físico. Esta iniciativa está enfocada en crear espacios de participación para todos», refiere el maestro García.

Las sesiones están centradas en la realización de una serie de ejercicios que contribuyen a la relajación muscular mediante movimientos articulares de la cabeza, los brazos, torso, piernas y pies. Por lo tanto, las técnicas implementadas benefician a quien las practica contribuyendo tanto a la calidad de vida e interacción social como a la prevención de enfermedades crónicas no transmisibles como la obesidad y el sedentarismo. Estas prácticas pueden contrarrestar y disminuir los factores que inciden en los bajos índices de rendimiento laboral.

Para el instructor de taekwondo y facilitador de las sesiones Cristhian Membreño, el programa ha tenido tanta aceptación que el Consejo Nacional de Universidades (CNU) solicitó la implementación de esta estrategia en otras instituciones de educación superior. «La gimnasia laboral tiene beneficios a nivel físico, psicológico y social, además mejora la flexibilidad de los músculos, oxigena el cerebro, disminuye el estrés y favorece la concentración luego de practicarla», detalla Membreño.

El personal de la UNAN-Managua valora este proyecto como esencial en los colectivos de trabajo. Según las compañeras Esnelda Fierro y Dalicia Durán, responsable de contabilidad y analista de recursos humanos, respectivamente, la práctica de la gimnasia laboral les ha ayudado a relajarse y recargar las energías optimizando el trabajo. «La implementación de este proyecto novedoso ayuda a que los trabajadores estemos contentos. También nos ha sensibilizado sobre la importancia de ejercitarnos, aunque sea cinco minutos al día para el bienestar físico y mental», señaló la licenciada Durán.

Esta iniciativa junto con la práctica del fitness y las caminatas saludables promueven valores como la unidad, la paz y la convivencia armoniosa. Como perspectivas se prevé organizar de manera frecuente sesiones en los centros de investigación, institutos y Centros Universitarios Regionales (CUR) para contribuir al cuidado de la salud y bienestar de la familia UNAN-Managua.

Facebook
Twitter
LinkedIn