UNAN-Managua

Portada Procesos de acreeditación2
img-3004202401
UNICAM
Banner Aprobado
Slide Two
Slide Two
previous arrow
next arrow

Ellos quemaron el Preescolar Arlen Siu en la UNAN-Managua

Miguel De Castilla Urbina

Al parecer los términos de mayor uso en el vocabulario golpista fueron las palabras fuego e incendio. Así fue en Granada con el incendio de la Alcaldía, Patrimonio Arquitectónico y Cultural de la Nación Nicaragüense. Así fue en León, con el incendio del Centro Universitario de la Universidad Nacional (CUUN), donde muriera calcinado el estudiante universitario Cristian Emilio Cadenas. Así fue en Managua con los incendios de Radio Ya, Radio Nicaragua y CARUNA. Pero lo que le puso la ‘’tapa al pomo’’ de esta vocación de destrucción piromaníaca, fue la quema de cadáveres de seres humanos en plena calle y el incendio del Preescolar Arlen Siu de la UNAN- Managua, en el Recinto Universitario Rubén Darío, el día 13 de julio del 2018.

Igual que todos los casos mencionados, el incendio del Arlen Siu en el contexto de la toma y secuestro de la UNAN-Managua, entre el 07 de mayo y el 13 de julio del 2018, no fue accidental sino un hecho premeditado y planeado para ser ejecutado al momento de la huida de los secuestradores de la Universidad, con el propósito de borrar las huellas que les implicaban en sus hechos y pruebas delincuenciales: dormitorios de bebes del CDI, convertidos en motel, cantina y centro de tortura.

El Centro de Desarrollo Infantil (CDI) y Preescolar Arlen Siu de la UNAN-Managua, es una unidad académica adscrita a la Facultad de Educación e Idiomas, creada por el Consejo Universitario con fondos del 6 por ciento del Presupuesto General de la República para esa institución, al servicio de los infantes hijos e hijas de las y los trabajadores de la Universidad, y de la práctica profesional psicopedagógica de los estudiantes del Departamento de Pedagogía de la Facultad.

El caso del incendio del Arlen Siu, es la estación de llegada de una historia de cuarenta años, que comenzó en 1979 con la primera convocatoria a matricula de la naciente educación de la Revolución Popular Sandinista. Ella es una pequeña muestra de la historia de la educación del capitalismo en Nicaragua: en efecto, en 1979 la Revolución no sólo encontró el 62 por ciento de analfabetismo adulto, sino que también la inexistencia del mecanismo para su eliminación como era la Educación Preescolar, como nivel educativo previo al de la Educación Primaria, considerado éste como la matriz en que habrían de morir las larvas de esa enfermedad del subdesarrollo conocida como analfabetismo.

Conociendo esto y con ese propósito, la Revolución Sandinista en 1979, no sólo organizó y convocó a la Gran Cruzada Nacional de Alfabetización, sino que también simultáneamente creó el Nivel de Educación Preescolar en Nicaragua. En ese año, en armonía con las altas tasas de analfabetismo en nuestro país, sólo existían Preescolares privados en Managua y algunas cabeceras departamentales, con una matrícula global en 1978 que no pasaba de los 9,000 estudiantes. Caso contrario, ante el llamado a la población a matricular a sus niños de menos de seis años en el nuevo sistema escolar de la Revolución, después de dos años, la matricula en Preescolar en 1983, fue de 50,163 niños y niñas en todo el país. Hoy la matrícula escolar en este nivel educativo supera los 280.000 niños y niñas, con alrededor de 240,000 infantes matriculados en los preescolares públicos, estando alrededor de 60 por ciento en la zona rural en Preescolares Comunitarios.

Entre 1979 y 2019, precisamente durante el tránsito de cuarenta años, con el desarrollo de las Ciencias de la Educación, la Neurociencia y la Psicología de los aprendizajes en este campo, muchas cosas han cambiado, comenzando por el concepto y el nombre. Hoy la Educación Preescolar se llama Educación Inicial y ésta se divide según la edad y el desarrollo cognitivo y emocional de los estudiantes en tres niveles. Entre el tercer nivel, (que corresponde a los cinco años de edad) y el Primer Grado de la Educación Primaria, (seis años de edad) en la cotidianidad del sistema educativo, se construyen múltiples oportunidades de continuidad de los aprendizajes para la niñez de esas edades.

A este subsistema educativo creado por la Revolución Sandinista, pertenece el Preescolar Arlen Siu de la UNAN-Managua incendiado por los golpistas, hecho que por muchas razones tanto impacto e indignación ha causado en la comunidad universitaria de la UNAN-Managua, el CNU, el CSUCA, la UDUAL y la comunidad educativa nacional e internacional, y que hoy avalan y aplauden orgullosos los intelectuales del intento de golpe de estado en nuestro país.