UNAN-Managua

Las Prácticas profesionales, las empresas y el rol de la universidad

MSc. Pedro Aburto

En la Conferencia Regional de Educación Superior de América Latina y el Caribe (CRES), celebrada del 4 al 6 de junio de 2008, en la ciudad de Cartagena de Indias, Colombia, bajo los auspicios del Instituto Internacional de la UNESCO para la Educación Superior en América Latina y el Caribe (IESALC-UNESCO), se llegaron a formular algunas estrategias para consolidar el trabajo académico estudiantil, mediante el vínculo de los estudiantes con su contexto en el cual influye. En algunas declaraciones se exponen las siguientes vinculadas a las prácticas profesionales.

“En un mundo donde el conocimiento, la ciencia y la tecnología juegan un rol de primer orden, el desarrollo y el fortalecimiento de la Educación Superior constituyen un elemento insustituible para el avance social, la generación de riqueza, el fortalecimiento de las identidades culturales, la cohesión social, la lucha contra la pobreza y el hambre, la prevención del cambio climático y la crisis energética, así como para la promoción de una cultura de paz.

Dada la complejidad de las demandas de la sociedad hacia la Educación Superior, las instituciones deben crecer en diversidad, flexibilidad y articulación. Ello es particularmente importante para garantizar el acceso y permanencia en condiciones equitativas y con calidad para todos, y resulta imprescindible para la integración a la Educación Superior de sectores sociales como los trabajadores, los pobres, quienes viven en lugares alejados de los principales centros urbanos, las poblaciones indígenas y afrodescendientes, personas con discapacidad, migrantes, refugiados, personas en régimen de privación de libertad y otras poblaciones vulnerables.

Las instituciones de Educación Superior deben avanzar en la configuración de una relación más activa con sus contextos. La calidad está vinculada a la pertinencia y la responsabilidad con el desarrollo sostenible de la sociedad. Ello exige impulsar un modelo académico caracterizado por la indagación de los problemas en sus contextos; la producción y transferencia del valor social de los conocimientos; el trabajo conjunto con las comunidades; una investigación científica, tecnológica, humanística y artística fundada en la definición explícita de dificultades a atender, de solución fundamental para el desarrollo del país o la región y el bienestar de la población; una activa labor de divulgación, vinculada a la creación de conciencia ciudadana sustentada en el respeto a los derechos humanos y la diversidad cultural; un trabajo de extensión que enriquezca la formación, colabore en detectar problemas para la agenda de investigación y cree espacios de acción conjunta con distintos actores sociales, especialmente los más postergados.”

Estas declaraciones dejan bien claro el rol que debe realizar las IES en América Latina y el Caribe, para que en conjunto con la sociedad se busquen alternativas de solución a los problemas que nos agobian en la actualidad: La escasez de alimentos y su carestía, la pobreza y la extrema pobreza, el desempleo y los bajos salarios, etc. En otro orden las empresas de los países empobrecidos necesitan competir con las transnacionales, cosa muy difícil de lograr con los Tratados de Libre Comercio, los empresarios necesitan actualizarse, tecnificarse, formar cooperativas, para enfrentar estos retos que también son parte de las IES.