UNAN-Managua

img-17072024010
Portada Procesos de acreeditación2
img-3004202401
UNICAM
Banner Aprobado
Slide Two
img-17072024020
img-17072024030
img-17072024040
previous arrow
next arrow

El Caribe nicaragüense, 35 años de autonomía política y en defensa de todo el Caribe

Académicos de la región conversan acerca del conflicto limítrofe entre Colombia y Nicaragua

Mtro. Leonardo González Estrada

Docente investigador del Departamento de Derecho, UNAN-Managua. 

 

El mar Caribe, los territorios caribeños en el mar, como sus pueblos originarios y afrodescendientes son objetivos geopolíticos de los imperios blanco occidentales, del capitalismo global.

Por este territorio conquistaron a la Pachamama y a sus dueños desde 1492. Al casi extinguir a los pueblos originarios, iniciaron la esclavitud africana y el mercado humano en el Caribe, para imponer la dominación etno genocida en todas las civilizaciones nuestroamericanas.

En todo el Caribe se imponían las reglas comerciales y culturales coloniales de los imperios cristianos, franceses, españoles, holandeses, británicos y portugueses, todos dependían del trabajo esclavo de los hermanos africanos, como de las naciones originarias colonizadas. Sin esta fuerza de trabajo esclava y la materia prima de nuestro continente, no existiría el capitalismo ni del siglo XX ni del XXI.

Los monocultivos y el extractivismo fueron la base del capitalismo mercantil incipiente, fundado bajo los hombros de los afrodescendientes y pueblos originarios, cuyo sistema de intercambio se construyó en el océano Atlántico y los mares Caribe y Mediterráneo.

Por lo anterior, podemos sostener que estas condiciones crearon el impulso de la primera independencia del colonialismo europeo, el pueblo afrodescendiente de Haití, el puerto más grande del Caribe derrota a los franceses y sus criollos alienados, desde 1791 tienen el primer proceso emancipatorio y de autonomía en el Caribe, síntoma que hace que los imperios procuren mantener su hegemonía en el Caribe, porque en el Atlántico ya lo habían pactado.

Es decir, las independencias continentales de la Patria Grande comenzadas por los creoles de Haití y por Hidalgo y Morelos en México en 1810, eran solo buscando la constitución de un Estado soberano independiente, pero sin mares, esos ya estaban repartidos y no podían ser sujetos de los procesos constitutivos de ningún Estado latinoamericano.

Por esto es que las independencias en territorios colonizados en el mar Caribe (islas caribeñas desde Cuba, Jamaica hasta las Malvinas) son procesos tardíos alcanzando el inicio del siglo XX. Cabe resaltar que existen colonias aún en el Caribe, y también es parte de la condición imperialista que sufre Cuba, al no alinearse con la hegemonía.

Entonces, Nicaragua insurgente desde 1893, con el presidente Zelaya inicia un nuevo proceso geopolítico por el Caribe, que en 1894 alcanza una anexión, manu militari, no contra los pueblos ni etnias, sino contra la colonia británica. Pues el proceso político fue pacífico posteriormente. Este hecho político rompe el sistema imperialista en el mar Caribe, pues la Mosquitia nicaragüense, es un territorio conquistado y un concepto construido para fines meramente colonialistas de los imperios blancos.

De modo que, en el siglo XX, no iban a cesar los imperios en sostener e imponer su hegemonía en el mar Caribe, pues hay que recordar que, por aquí, se generaron rutas para alcanzar al pacífico de los EEUU desde 1848, lo que incentivó propuestas geopolítica y geocomerciales a través del Caribe, tanto continental como marítimo. Esta «fiebre de oro» dio inicio a otra fase del capitalismo, empujando a la doctrina Monroe a ser más agresiva con sus socios capitalistas del mediterráneo, por el dominio del Caribe.

Emerge así una disputa geopolítica por el Caribe y la ruta de un canal interoceánico, donde los pueblos originarios y afrodescendientes iban a jugar un rol determinante para debilitar las independencias, criollas nacionalistas. De modo que formulan un contra poder a las independencias contra España, y son los reinos caribeños e isleños modalidad de enclaves del mar, supeditados a Gran Bretaña, Francia, Holanda y Portugal, lo que, en Nicaragua, determinó disputas limítrofes con Honduras y Costa Rica, así como con Colombia.

El Caribe de Nicaragua con todas sus islas y cayos, en el siglo XX sostuvo un poder al margen de la capital de Managua, pues siempre han gestionado sus necesidades e intereses a partir de la costumbre, que, muy a pesar de los intereses neocolonialistas en el siglo XX, han sido prudentes en su perspectiva política. Y es que el siglo XX dejó hechos lacerantes, desde el Tratado Chamorro Bryan, 1914, como el Esguerra-Bárcenas 1928, instrumentos impuestos desde Washington en tiempos de guerra, de enclaves bananeros, de la genocida United Fruit Company, de los Díaz, Chamorro y Moncada, patrocinadores del somocismo criminal, ejército norteamericano, con propósito no del Canal, sino de su hegemonía en el Caribe, sus recursos y sus pueblos.

También cabe resaltar, de la mejor memoria de dignidad y soberanía nacional, que la lucha insurgente antiimperialista del General Augusto C. Sandino, se dio en el Caribe, es más ahí se inició la traición como mensaje a los yanquis de claudicación, lo que se convirtió en el inicio de la lucha por la soberanía. Sin los hermanos y hermanas Miskitos, Mayagnas y Creoles, jamás Sandino hubiera derrotado a los marines genocidas y expulsado de Nicaragua el 1 de febrero de 1933.

Es, entonces, el Caribe nicaragüense, todas sus etnias, el presente y el futuro de todos, además, la Autonomía caribeña, conquistada el 19 de julio de 1979, declarada en 1987 en la primera Constitución Política democrática, es un ejemplo para todos los pueblos del Caribe desde Belice hasta Venezuela, desde Cuba hasta las Malvinas.

Son 35 años de Gobierno Regional, coordinado con el Estado que es plurinacional y multilingüe. La Costa Caribe nicaragüense, a raíz también de la sentencia de la Corte Internacional de Justicia en La Haya, en abril 2022, debe constitutivamente ser un sistema de gobierno, comercio, relaciones sociales y defensa con los raizales de San Andrés y Providencia, así como verse en la defensa y apoyo de los hermanos caribeños como Haití, Jamaica, Puerto Rico, en intercambio y relaciones multilaterales y bilaterales.

La CELAC podría propiciar un nuevo sistema de organización del Caribe, a partir del aporte de los Estados fuertes en el Caribe. Conmemorar 35 años de Autonomía caribeña en Nicaragua es crear conciencia de que esto significa que ya aquellas cadenas de colonialismo han desaparecido para dar paso hacia procesos de tipo revolucionarios, anticolonialistas, es decir, de defensa de la soberanía conquistada, arrebatada del Caribe a los imperios blancos occidentales.

Facebook
Twitter

Este enlace estará disponible desde el 25 de noviembre hasta el 12 de diciembre

Dirección:
Registro Académico Estudiantil y Estadística

Licenciatura en Matemática

Arquitectura

Licenciatura en Biología

Ingeniería Ambiental

Licenciatura en Matemática

Licenciatura en Química Ambiental

Licenciatura en Química Farmacéutica

Licenciatura en Química Industrial

Ingeniería en Ciencias de la Computación

Ingeniería Civil

Ingeniería Electrónica