UNAN-Managua

Bufete Jurídico de la UNAN-Managua al servicio del pueblo nicaragüense

26,243 demandas en materia de familia ingresaron a los tribunales de primera instancia en el año 2017, con lo cual se observó un incremento de 1,567 casos (6%) en comparación al año 2016, asimismo los 17 Juzgados de Distrito Especializados en Violencia que existen en el territorio nacional registraron un ingreso de 7,349 casos en el año 2017, aumentaron 2,076 casos (39%) en comparación al año 2016, según datos de la Dirección de Información y Estadísticas del Poder Judicial de la República de Nicaragua.

La UNAN-Managua como una institución que aporta al desarrollo del país mediante la proyección social, crea el Bufete Jurídico Roberto González Herrera, que tiene como ejes fundamentales la protección de los derechos de la familia, niñez, adolescencia y de la mujer, así lo declara la maestra Janett García Jiménez, Coordinadora de esta unidad, pero no solamente se atienden casos en esta materia, sino también en el área penal, civil y laboral.

Ubicado inicialmente contiguo a la Clínica Psicológica Esperanza Monge Collado, en Bolonia, el Bufete fue fundado el 25 de noviembre de 1999 con el nombre de Rafael Ortega Aguilar, en honor a este catedrático de la UNAN-León de extensa trayectoria y formador de destacados juristas que han ocupado u ocupan importantes cargos dentro del Poder Judicial. En el 2012 que la oficina es trasladada al Recinto Universitario Rubén Darío (RURD) se hace cambio de nombre al de Roberto González Herrera, como una manera de recordar al estudiante de Derecho de la UNAN-Managua quien fue asesinado el 20 de abril de 1999 en las afueras del Banco Central durante las protestas del 6% constitucional.

Es la Doctora Nívea González Rojas, que fungía como Secretaria General de la UNAN-Managua, quien lleva la iniciativa sobre la creación de este bufete al Consejo Universitario, quien finalmente la aprueba. La primera coordinadora de este despacho fue la Licenciada Miriam Palma, q. e. p. d., quien recibía la colaboración de docentes del Departamento de Derecho; a partir del 2012 asume la maestra García hasta la actualidad.

large

Este proyecto se corresponde con la misión y visión de esta alma mater, en cuanto a la formación integral de los estudiantes de la carrera de Derecho, quienes tienen la oportunidad de realizan sus prácticas profesionales en este bufete, en él se les ofrece las herramientas necesarias para su crecimiento profesional, pero para ello deben cumplir con ciertos requisitos, entre ellos, tener un buen promedio académico, buena presentación y además practicar la discreción que es indispensable, porque que es parte de la ética del profesional y la mayoría de los casos atendidos son en materia de familia.

La maestra Ligia Martínez, Decana de la Facultad de Humanidades y Ciencias Jurídicas, expresa que además de las prácticas que realizan los alumnos, esta área funciona como extensión de esta alma mater para con la comunidad universitaria y con la sociedad en general, «existe una vinculación universidad-sociedad mediante la retribución de derechos, en este caso el derecho a la justicia», indica.

El bufete, además de su coordinadora, cuenta son un staff de asesoras legales con una sólida formación profesional y con años de experiencia, ellas son las maestras Karla Rivera Dubón e Isabel Bazán, quienes ejercen la docencia en esta casa de estudios, también colabora el Abogado y Notario Público Oscar Araica Alfaro; este equipo con un alto sentido humano brinda asesoría y representación a los usuarios que lo solicitan, se exceptúan aquellos casos que por ética no pueden ser tomados.

Según datos estadísticos en el bufete mensualmente se atienden entre 10 a 15 casos en su mayoría en materia de familia; asimismo, se brindan los siguientes servicios: Gestiones de procesos legales, procesos judiciales, administrativos, arreglos extrajudiciales y servicios de Notaría Pública; a nivel interno se colabora con el Instituto Politécnico de la Salud Luis Felipe Moncada (POLISAL) y con la Facultad de Ciencias Médicas en la autenticación de títulos para su inscripción en la Gaceta y para la obtención de códigos en el Ministerio de Salud (MINSA) y, por supuesto, se brinda atención a toda la comunidad universitaria.

Es importante señalar que los costos son accesibles, muy por debajo de los honorarios que puede solicitar un abogado particular, de esta manera se contribuye con el sector que es de escasos recursos económicos. Además, la asesoría es gratis, lo que la persona paga es la representación o en su caso los servicios de notariado, por otro lado, algunas personas que solicitan los servicios se muestran muy sensibles y por la situación atravesada requieren de atención psicológica son remitidos al Departamento de Psicología para su debida atención.

Es a partir de las ocho de la mañana que en la oficina ubicada en el pabellón 32 el equipo de abogados y notarios inicia su atención, se les atiende según el orden de llegada, y en las condiciones que los mismo necesitan, como el espacio para que puedan sentirse en la total confianza de conversar sobre su situación. A este equipo le caracteriza la inmediatez, el deseo de apoyar y la colaboración entre sus miembros, lo que les ha permitido el éxito en los casos, al mismo tiempo que la satisfacción de saber que los derechos han sido restituidos.

En este Bufete Jurídico también se realizan mediaciones y trámites conciliatorios, esto como una manera de colaborar con la administración de justicia; dichas acciones les ha merecido el reconocimiento de instituciones públicas, como la defensoría y el Ministerio de la Familia, Adolescencia y Niñez (MIFAN), incluso de los juzgados desde donde se han recibido algunos casos para su seguimiento, por el excelente desempeño, la trayectoria y el amor con que los profesionales del derecho han asumido la tarea de velar por los intereses del sector más vulnerable.

La maestra Janet García con mucho entusiasmo expresa que se siente muy contenta con los resultados obtenidos durante sus años de servicio; comenta acerca de algunas de las experiencias en las que han participado, tal es el caso de una niña que había sido secuestrada en Chinandega en calidad de depósito, porque la madre adeudaba cierta cantidad de dinero, su padre había estado viajando a este departamento por meses sin obtener respuesta; litigar en nombre de la UNAN-Managua les abrió las puertas en el MIFAN, y la institución policial; en pocos días la niña fue puesta en manos de sus padres.

Otro de los casos es el de un padre de familia que había luchado por todos los medios para que se le permitiera ver a su hijo, pero la madre del menor había evitado que esto pasara, incluso lo envió a la Isla de Ometepe, Rivas para que cursara sus estudios y así impedir que padre e hijo tuvieran algún tipo de contacto, pero al igual que el caso anterior los resultados fueron positivos. Como ya se mencionó, también se trabaja en la defensa de los derechos de la mujer, en este sentido se ha colaborado con mujeres que han sido víctimas de violencia intrafamiliar.

El Bufete Jurídico Roberto González Herrera reitera su compromiso con la sociedad nicaragüense, mediante una atención humanista, de calidad y en defensa de los derechos de los más desprotegidos.

Shirley Espinoza

Periodista UNAN-Managua.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter