UNAN-Managua

UNAN-Managua rinde tributo al legado revolucionario del Che Guevara

En el marco del 52 aniversario del tránsito a la inmortalidad del comandante Ernesto Che Guevara, la comunidad universitaria de la UNAN-Managua realizó en el histórico auditorio Fernando Gordillo, el conversatorio «Che Guevara: ética, revolución y nuevos paradigmas de vida» con el objetivo de rendir tributo al legado de este médico revolucionario en la lucha antiimperialista.

Como parte de la actividad los maestros Leonardo González Estrada y Bayardo Altamirano dictaron las ponencias: Ernesto, un revolucionario de todos los tiempos; y Che Guevara, tres revoluciones. En ambas disertaciones se resaltó el pensamiento humanista marxista que identificaba al revolucionario argentino que luchó por los derechos sociales de los pueblos y se convirtió en uno de los líderes de la Revolución Cubana.

Para el maestro Jaime López Lowery, Vicerrector General de la UNAN-Managua, Guevara fue una persona comprometida con su tiempo y con las clases trabajadoras de América Latina. «Ernesto fue un pensador humanista que actuó con justicia y educó con el ejemplo. Resume el espíritu de libertad y compromiso, lleno de ideas jóvenes y de renovación. Fue organizador de ideas con valores éticos», sostuvo.

El Che consolidó su formación intelectual al estudiar el marxismo, la filosofía y la psicología. Fue defensor de los derechos del obrero, formó su ideario político latinoamericanista y antiimperialista al constatar el poderío estadounidense y la explotación de los pueblos latinoamericanos.

«Guevara era un político revolucionario de su tiempo y para todos los tiempos, de espíritu aventurero, un auténtico líder para un referente de nuevo paradigma de hombre. Su pasión fue la narrativa crítica, la estética rebelde, los discursos revolucionarios, sobre todo, de los ejemplos estoicos del humanismo racional», apuntó el maestro Estrada.

Por su parte, el maestro Altamirano realizó un análisis sobre la incidencia del pensamiento del Che en los pueblos latinoamericanos durante sus viajes entre 1951- 1955 y su visita a los pueblos guatemalteco, nicaragüense y mexicano, que influyó en las revoluciones de estos países. «El Che es sinónimo de lucha y dignidad. Recordar al Che es oportuno en estos tiempos donde la solidaridad y el internacionalismo son necesarios para lograr una auténtica convivencia entre los pueblos», enfatizó.

Martha Ortiz

Periodista UNAN-Managua.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter