UNAN-Managua

NOTA INFORMATIVA
NOTICIAS

CIRA UNAN-Managua fortalece quehacer analítico mediante ensayo de intercomparación  

En el marco del Proyecto RLA5089 «Evaluación de los efectos de los metales pesados y otros contaminantes en los suelos contaminados por actividades de origen antropógeno y natural» (ARCAL CLXXVII) financiado por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), en el que participa el Centro para la Investigación de Recursos Acuáticos (CIRA) UNAN-Managua en representación de Nicaragua, se llevó a cabo un taller virtual para evaluar los resultados del Ejercicio Regional de Intercomparación de Laboratorios.   

En esta actividad, la máster Jennifer Charlyne Stynze, especialista en análisis del Laboratorio de Contaminantes Metálicos del CIRA, compartió los resultados de este ejercicio realizado en el Centro, que cuenta con las metodologías adecuadas para estas tareas; la profesional explicó que el OIEA envió una muestra de sedimento proveniente de Viena, a la cual se analizaron matrices de arsénico, cadmio, plomo y cobre.   

De igual forma, Stynze señaló que la idea del ejercicio es conocer las metodologías de trabajo del Laboratorio y de esta manera fortalecer competencias, por lo cual también se estará realizando una capacitación en Colombia en la que estará participando la profesional, en la búsqueda de obtener resultados de calidad en los procesos. «Mediante la actividad se evalúa el desempeño de los laboratorios en aspectos como análisis, ensayos y calibraciones», señaló.  

El Proyecto RLA5089 busca contribuir a la mejora del manejo sostenible del suelo en la Región de América Latina y el Caribe, proporcionando información de estudios regionales y nacionales sobre el impacto de la contaminación por metales pesados en suelos contaminados por actividades antrópicas y naturales. En Nicaragua, el Proyecto es coordinado por el CIRA, también participa el Centro de Investigación en Biotecnología e instituciones como IPSA e INTA. 

Los ensayos de intercomparación son un sistema de control de calidad que permite a los laboratorios evaluar sus competencias técnicas. A través de ellos es posible analizar si los métodos que aplican en su día a día son los más adecuados, o si los procesos se están ejecutando de manera correcta. En un ensayo intercomparativo, las muestras se analizan en paralelo por un laboratorio externo que actúa como organizador del ensayo, permitiendo así comparar los resultados obtenidos.