UNAN-Managua

Economía en tiempos de pandemia: ¿Cómo administrar los ingresos?

El mundo actualmente está enfrentando una crisis sanitaria que ha provocado miles de muertes de personas en diferentes países; hasta el momento los científicos aún trabajan para encontrar la cura del covid-19 que ha traído complicaciones sociales y, por supuesto, económicas.

La noche del pasado 18 de marzo, la Vicepresidenta de la República de Nicaragua, compañera Rosario Murillo, informó a la población sobre el primer caso de covid-19 en el país, situación que, como ratificaron las autoridades de la salud, estaba bajo control. No obstante, la noticia fue aprovechada por algunos sectores y medios opositores para alarmar a la ciudadanía.

En consecuencia, esta sobreinformación—en su mayoría falsa—generó cierto temor en parte de la ciudadanía que, ante las circunstancias, se movilizó a comprar productos de higiene que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) para prevenir el contagio de este virus, como lo son el jabón, desinfectantes a base de alcohol, así como mascarillas y guantes. La adquisición desmedida de alimentos también fue evidente en los centros de compra.

Para el economista y docente-investigador de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNAN-Managua, MSc. Frank Matus, esta situación de emergencia global ha generado un impacto económico negativo en diversos países, principalmente en los más afectados por la pandemia.

Aunque se estén realizando múltiples esfuerzos por controlar la situación, no se puede tener certeza hasta cuándo durará esta afectación, por lo que es importante que las familias tomen, además de las precauciones sanitarias, medidas que permitan enfrentar estos momentos adversos, entre estas, hacer una planificación adecuada de la administración de sus ingresos.

Matus señala que enfrentar y superar dificultades no es una experiencia nueva para las familias nicaragüenses, que han desarrollado cierta resiliencia ante otros contextos. Sin embargo, el académico recomienda, en principio, mantener controlada las expectativas, es decir, evitar el pánico, que es uno de los peores enemigos de la economía, ya que conlleva a acciones como las compras desmedidas y el mal uso de recursos.

Por lo tanto, según el economista, es necesario optimizar los recursos con los que se cuenta para sacarles el mayor provecho. Es importante realizar un presupuesto a corto plazo—añade Matus—porque esto sirve para identificar aquellos bienes esenciales que deben ser priorizados. «Muchas personas salen al supermercado sin una lista de compras, de tal forma que terminan por adquirir artículos que no necesitan, que quizá están próximos a vencer o que podrían requerir en menos volúmenes».

Además, con esta acción se evita el acaparamiento, que es una conducta perjudicial a mediano y largo plazo para los consumidores, puesto que genera escases, por ese motivo los consumidores deben actuar con racionalidad y adquirir únicamente lo indispensable.

A diferencia de otros países, el maestro destaca que en Nicaragua las líneas de producción permanecen intactas debido a que se cuenta con una estructura económica que permite generar suficientes bienes, servicios y productos con los que se garantiza el abastecimiento de los mercados y la estabilidad de precios.

La continuidad de labores en el país, en las que también se cumple con las medidas sanitarias de prevención, ha garantizado que la población cuente con lo necesario para el hogar. Esta medida—aunque no es aprobada por algunas personas—inclusive fue considerada como aceptable por el Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien reconoció que cada día millones de personas en el mundo deben trabajar para poder poner un plato en la mesa, y no pueden estar en casa un largo periodo de tiempo sin asistencia.

Por lo cual, es evidente que las decisiones adoptadas por el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional (GRUN) han sido pertinentes y acertadas. Como manifestó el comandante Daniel Ortega Saavedra, durante su comparecencia del 15 de abril: «en medio de las mayores dificultades, tragedias y bloqueos no se ha dejado de laborar porque somos un pueblo trabajador», al que se le está garantizando atención médica mediante el Modelo de Salud, Familiar y Comunitario.

Por otro lado, el académico sugiere que para reducir el impacto del covid-19 las familias pueden implementar iniciativas como las economías de patio que aportan a la seguridad alimentaria y nutricional. «Si alguien tiene espacio en su propiedad para la crianza de gallinas y siembra de hortalizas, entonces hay que aprovecharlo, ya que no se necesita de grandes inversiones», añade.

Como una forma de obtener ingresos el economista aconseja deshacerse de artículos que no son necesarios a través de mecanismos como las ventas de patio. Otra estrategia es la «economía del trueque», es decir, en lugar de pagar y vender en efectivo se pueden hacer cambios de un producto por otro, intercambio solidario en el que puede ser fundamental el uso de las redes sociales.

En este contexto—señala Matus—es importante evitar el endeudamiento y recurrir a ello si es realmente necesario y se cuenta con capacidad de pago. «Por ejemplo, una las ‘facilidades’ crediticias que están efectuando los bancos es la eliminación, —por cierto tiempo—del cobro de comisiones por retiro de dinero de las tarjetas de crédito y transacciones ACH, lo que en consecuencia conlleva a adquirir deudas. Además, no es aconsejable el retiro de depósitos, al contrario, estos deben permanecer en el sistema financiero para que este permanezca estable y permita que se otorguen créditos.

En estos tiempos en que la humanidad atraviesa por esta circunstancia tan difícil debe prevalecer la solidaridad; no deben aflorar los sentimientos egoístas, sino el apoyo entre las naciones. Por lo cual, los líderes mundiales deben atender el llamado que hizo el papa Francisco durante la misa del Domingo de Resurrección, en la que pidió que sean eliminadas las sanciones internacionales que existen sobre algunos países y sean condonadas las deudas externas de aquellos afectados por el covid-19.

Shirley Espinoza

Periodista UNAN-Managua
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter