Planificación operativa institucional 2017

Introducción

Buenos días a todas y todos, les deseo un año de mucho éxito y sobre todo de mucha salud. Con salud lograremos todo lo que nos propongamos a nivel personal, familiar, profesional y laboral.

Debemos dar gracias y agradecer por este nuevo año, una oportunidad más para asumir con mayor compromiso el cumplimiento de las metas que nos propongamos en esta jornada de planificación operativa, la cual desarrollaremos en correspondencia con lo establecido en el Plan Estratégico 2015 – 2019 y, en honor al 150 aniversario del natalicio de nuestro poeta, periodista y diplomático Rubén Darío.

Tenemos grandes retos para este año 2017, por ello he considerado importante destacar una de las frases de Rubén Darío:

“No dejes apagar el entusiasmo, virtud tan valiosa como necesaria; trabaja, aspira, tiende siempre hacia la altura.”

Este pensamiento nos debe inspirar a definir metas altas para lograr el cumplimiento de la visión y misión institucional, en este sentido nos dice Pérez Ocaña, en su escrito ¿Qué necesitas para mejorar tu vida?, cito: Por eso es importante que visualicemos que cosas debemos hacer para que sucedan, para que este año sea el mejor de nuestra vida. Si lo podemos soñar lo podemos lograr. Si lo podemos creer lo podemos crear. Si lo podemos pensar lo podemos realizar, fin de cita.

De igual manera lograr nuestra misión, es decir nuestro propósito…nuestra razón de ser, como dice Rutherford: tener una misión en la vida es tener razones para vivir, propósitos para luchar, objetivos que lograr, proyectos que cumplir y triunfos que conquistar, fin de cita.

Los compromisos son grandes, pero todo es posible si asumimos nuestro desempeño con pasión, con ganas, con interés, seguros hacia donde queremos llegar, por ello nuestros referentes para definir las metas para este año 2017 deben ser: Plan Estratégico Institucional, Plan de Mejora Institucional, Informe de Evaluación del POAI 2016, Acuerdo del CNU referido a la articulación de las universidades miembro, Plan Nacional de Desarrollo Humanos (PNDH), Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), Declaración de la Educación Superior para el Siglo XXI, Declaración Regional de la Educación Superior (CRES 2008) y las tendencia nacionales e internacionales en los ámbitos económicos, sociales, políticos, ambientales…

Para lograr los objetivos propuestos en los documentos anteriores una de las exigencias es el fortalecimiento de la formación de nuestros académicos en las áreas de especialización y en el campo pedagógico y metodológico, es importante, además, la combinación de la teoría con la práctica. Invertir en elevar la calidad de los docentes es una sabia decisión. No obstante, es necesario que los docentes nos conozcamos, que conozcamos nuestras fortalezas, nuestra situación profesional, nuestras carencias… y estar dispuestos a superarnos, a cambiar.

A través de algunos indicadores se ha demostrado que la calidad en la educación está basada en la calidad de los docentes, pero no solo con dominio de la ciencia y la técnica sino que posean, entre otros elementos, una formación humanística, que establezcan una comunicación asertiva, un buen negociador para ejercer el poder compartido en el aula, que desarrolla en sus estudiantes el pensamiento crítico, positivo, creativo, innovador y propositivo, que fomenta la investigación… que estimula a los estudiantes a aprender a pensar.

Pero también es necesario invertir en tecnología e infraestructura… revisar la pertinencia de la oferta académica, la demanda y cobertura, modelo curricular, etc.

A nivel latinoamericano se han realizado análisis sobre los programas de asignatura y se observa que en nuestras universidades los programas están muy cargados de contenidos, lo cual no permite profundizar y desarrollar las competencias profesionales, la solución: menos contenido con mayor profundidad, para crear las bases y que los estudiantes continúen aprendiendo, ya que tienen acceso a gran cantidad de información pero hace falta la orientación para utilizarla en la solución de los problemas reales.

Si logramos lo anterior superaríamos el contenido de la frase de una profesora de la Universidad de Habana, Cuba: Estamos en universidades del siglo XIX, con profesores del siglo XX y estudiantes del siglo XXI.

El fortalecimiento de la investigación, por otra parte, nos permitirá superar los déficit en formación, aportar más y mejores soluciones a problemas de ciencia y tecnología y desde luego a contribuir al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), los cuales se enfocan entre otros aspectos, a poner fin a la pobreza, aportar a la seguridad alimentaria y nutricional, garantizar la educación de calidad, igualdad de género, disponibilidad y calidad del agua, acceso a la energía, disponer de infraestructura resiliente, adaptación al cambio climático, protección de la madre tierra, la paz etc.

La UNAN Managua tiene fortaleza para el abordaje de todos estos asuntos a través de los centros de investigación y de los programas especiales como: universidad en el campo, educación a distancia virtual, universidad saludable entre otros.

Me he referido principalmente a la función académica que implica docencia –formación, investigación, innovación, extensión y proyección social, lo cual no significa que no haya exigencia para el sector administrativo. Sí, la hay, porque un personal administrativo formado integralmente para el ejercicio de sus funciones, garantiza calidad en el desempeño, calidez en el tratamiento de los usuarios de sus servicios, eficiencia, eficacia en el uso de los medios y recursos materiales, satisfacción y alto sentido de pertenencia e identidad.

Todos los trabajadores de esta institución debemos practicar los principios y valores institucionales, fomentar el trabajo en equipo, la unidad, la confianza, la comunicación asertiva, la honestidad, lealtad, transparencia, tener una actitud positiva para capitalizar las oportunidades que brinda el contexto, principalmente la internacionalización.

Y desde luego disponernos para incorporar en nuestro quehacer el modelo educativo nacional: aprender, emprender y prosperar, lo que se corresponde con nuestro lema 2017: Año de la Universidad Emprendedora.

Charles F. Haanel, en el secreto de la armonía expresa: Hay un mundo en nuestro interior: un mundo de pensamiento, de sentimiento y de poder; de luz, de vida y de belleza y, aunque es invisible, sus fuerzas son poderosas. Lo único que tenemos que hacer es dejar que nuestra luz brille…cuando hayas aprendido a controlarte habrás encontrado el mundo interior que controla al mundo exterior”

Éxito en el proceso de planificación…tomemos decisiones conjuntas en base al diálogo y al consenso.

Finalizo recordandoles que nuestro plan se construye a través de las cinco funciones sustantivas: Docencia, Investigación, Extensión, Internacionalización y Gestión, el cumplimiento de los mismos nos corresponde a toda la familia UNAN.

Invito a las distintas direcciones en su calidad de facilitadores de los procesos a fortalecer la vinculación en las Facultades y entre las mismas direcciones para lograr el éxito esperado.

 

¡A la libertad por la universidad!

 

Ramona Rodríguez P.
Rectora
UNAN Managua
18 de enero 2017

[Total:0    Promedio:0/5]