Uso excesivo e indebido de antibióticos induce a resistencia microbiana

La mayoría de los nicaragüenses hoy día, por cualquier dolor o después de un golpe, acude a la farmacia o pulpería a comprar analgésicos como ibuprofeno o diclofenac, dos de los múltiples medicamentos a los que se tiene acceso en el país sin necesidad de receta médica, al igual que la amoxicilina, azitromicina o la penicilina benzatinica, antibióticos que son constantemente utilizados equívocamente para contrarrestar la gripe u otros malestares.

La Dra. María Isabel Jirón, docente de Farmacología de la Facultad de Ciencias Médicas, explica que «gran parte de los pacientes deciden automedicarse porque no quieren ir al hospital y prefieren ir a una farmacia y adquirir tratamientos que ellos consideran el adecuado», señaló.

Sin embargo, la especialista insistió que antes de automedicarse se debe saber el tipo de dolor que tengamos, ya que «la mayoría de las personas que necesitan tratamiento para dolores musculares no utilizan el que les corresponde, o por un dolor de estómago usan analgésicos (ibuprofeno o diclofenac), que están contraindicados, por eso es importante acudir a un médico aunque pensemos que no es nada grave, porque puede generar otro tipo de consecuencias».

La Dra. Jirón afirma que «todos los fármacos tienen efectos secundarios, por esa razón se debe ser más cuidadoso. Por ejemplo, se ha comprobado que el ibuprofeno a largo plazo causa úlceras gástricas o sangrados del tubo digestivo alto. Cuando nosotros recetamos un fármaco a un paciente, se evalúa si padece otras enfermedades y las complicaciones que puede causarle algún medicamento; investigamos bien para no recomendar antibióticos sin que ellos no necesiten para que no se genere resistencia».

«Nuestro cuerpo se defiende ante cualquier tipo de infección y está comprobado que una gripe o un resfriado, principalmente son causadas por virus, y cuando es así, no se requiere usar antibióticos, solo se espera su tiempo de vida, que por lo general es de 1 a 10 días; en caso que se complique, sí es necesario usar antibióticos, pero debe ser evaluado por un médico», destacó Jirón.

Resistencia a los antibióticos

La Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), refiere que la resistencia a los antibióticos ocurre cuando las bacterias cambian y se vuelven resistentes a fármacos que se usan para tratar las infecciones que estas bacterias causan.

El MSc. Oscar Arbizú, director del Laboratorio de Biología Molecular de la UNAN-Managua y docente e investigador del Instituto Politécnico de la Salud “Luis Felipe Moncada” (POLISAL), comenta que hablar de antibióticos es entender que no todos los procesos infecciosos son causados por bacterias. «El 80 % de las infecciones respiratorias son causadas por virus, por ello no pueden ser tratados por fármacos antimicrobianos».

«El fracaso terapéutico actualmente es prácticamente el abuso de los antibióticos; ejemplo de ello, es que nosotros además de ingerir fármacos (antibióticos) sin receta, comemos pollo, carne de res y cerdo. Para 2050 vamos a tener 10 millones de muertes por resistencia bacteriana por no tener alternativas. El ser humano tarda de uno a diez años en crear un nuevo medicamento, en cambio las bacterias crean resistencia en menos de uno», añadió Arbizú.

La Dra. Jirón coincidió también que al abusar de los antibióticos estamos haciendo que las bacterias se vuelvan resistentes y cuando verdaderamente los necesitemos no causarán el efecto que esperamos, lo que provocará que utilicemos medicamentos cada vez más fuertes.

El maestro señaló que en Nicaragua abusamos de los medicamentos por la libertad que tenemos de adquirirlos sin receta médica. «El consumo no controlado permite que nosotros preparemos a las bacterias para resistir un ataque farmacéutico. Hay que saber que todos los antibióticos tienen una reacción adversa en el paciente. Puedes tratar una enfermedad pero al mismo tiempo originar otra», afirma Arbizú.

Nuestra Universidad mantiene un programa vigilancia de resistencia microbiana en el país, el cual es coordinado por el POLISAL. Es un monitoreo activo donde médicos y responsables de laboratorios envían los microorganismos resistentes en busca de los genes que portan.

En nuestro país las bacterias que más se resisten a los antibióticos en pacientes pediátricos según Arbizú, son la Acinetobacter baumannii, Klebsiella pneumoniae y Pseudomonas aeruginosa, catalogadas por la OMS como «patógenos prioritarios», además de otras enterobacterias resistente a los carbapenémicos en menor escala.
Semana mundial de concientización sobre el uso de los antibióticos

Desde 2015, cada noviembre se celebra la Semana Mundial de Concientización sobre el Uso de los Antibióticos, la cual tiene como objetivo aumentar la conciencia mundial de la resistencia a los antibióticos y estimular las mejores prácticas entre el público, los trabajadores de la salud y los responsables de la formulación de políticas para evitar la aparición y propagación de resistencia a los antibióticos.

Desde su descubrimiento, los antibióticos han servido como la piedra angular de la medicina moderna. Sin embargo, el persistente abuso y mal uso de antibióticos en la salud humana y animal han favorecido la aparición y propagación de la resistencia antimicrobiana, la cual ocurre cuando los microbios, como las bacterias, se vuelven resistentes a los medicamentos utilizados para tratarlas.

 

Darwin Cajina Carrillo
Facultad de Ciencias Médicas
UNAN-Managua 13/11/2018