José Luis Figueroa, «el caballero del carruaje del saber»

 

José Luis Figueroa, conocido popularmente como el “gemelo”, comenzó en 2003 su negocio de libros en el Recinto Universitario “Rubén Darío” de la UNAN-Managua, un rinconcito literario denominado el “carruaje del saber”. 

Figueroa nació el 27 de agosto de 1961 en Nagarote, municipio de León.“Mi hermano y yo venimos de una familia campesina, y aunque nacimos en Nagarote, fuimos criados en Managua, vendiendo cosa de horno, naranjas, vigorón y escobas. Yo tengo un gemelo con el que me confunden, mi hermano José Manuel Figueroa, que también se dedica a vender libros en el centro comercial Plaza Inter. Desde muy pequeños hemos trabajado siguiendo el ejemplo de mis padres”.

Don José comenzó su historia como vendedor de revistas en los semáforos en 1990, momento en que atravesó por una crisis económica. En 1996 establece formalmente su negocio en Metrocentro.

“Estando en Metrocentro decidí irme a la Universidad de Ciencias Comerciales (UCC), en donde estuve un tiempo, luego conocí a un maestro de la carrera de Lengua y Literatura de la UNAN-Managua llamado “Víctor”, quien me sugirió venir aquí a vender libros porque había mucha necesidad en los maestros y estudiantes, sobre todo en las carreras de Lengua y Filología. Cuando me aprobaron venir en el 2003 me sentí muy contento porque este negocio es mi pasión, y lo que más me motiva de mi oficio es promover la cultura lectora en los muchachos”, comentó.

La aceptación de don José fue muy positiva, con 15 años de vender en el Recinto Universitario “Rubén Darío”, en su “carruaje del saber” se pueden encontrar obras de literatura (novelas y cuentos); ingeniería, física, medicina, estadística, matemática, antropología, historia, psicología, lenguas (francés e inglés), de escritores europeos, latinoamericanos y norteamericanos.

“Desgraciadamente en Nicaragua son pocos los que leen, pero debemos insistir en la importancia que tienen los libros para el crecimiento personal de los estudiantes.  Los padres debemos inculcarles a nuestros hijos el hábito de la lectura como parte de la cultura. Ahora la tecnología ha avanzado, y tristemente los jóvenes se centran más en la lectura en dispositivos móviles, sin embargo la lectura en material impreso es la más recomendada por salud visual”.

Figueroa se define como popular, carismático y humilde. Manifiesta que es un privilegio ser vendedor de libros. “Me gusta ver el interés de los jóvenes por eso les vendo barato, aunque no gane mucho. Los estudiantes y docentes de Lengua y Literatura de la UNAN-Managua son los que más acuden a buscar libros. Me siento complacido y orgulloso de venderle aquella persona que una vez fue estudiante, que vi el esfuerzo y ahora son maestros de esta Universidad, o personas que eran de otras carreras y ahora se desempeñan como médicos o ingenieros”, refirió.

La lectura es el medio más eficaz para la adquisición de conocimientos, intensifica nuestro pensamiento lógico y creativo, facilita la capacidad de expresión y ayuda a mejorar la ortografía. Asimismo, nos informa sobre la realidad, despierta la imaginación y libera emociones.

“El libro es fuerza, es valor, es fuerza, es alimento; antorcha del pensamiento y manantial del amor”, Rubén Darío.

 

Martha Ortiz
Periodista UNAN-Managua
22/10/2018