Prevengamos el Alzheimer

El 21 de septiembre se celebra el Día Mundial del Alzheimer, una enfermedad que según la Asociación Mundial del Alzheimer, es la forma más común de demencia, un término general que se aplica a la pérdida de memoria y otras habilidades cognitivas que inciden en la vida cotidiana. Este problema no está relacionado de forma directa con el envejecimiento pero afecta comúnmente a los adultos mayores. Paulatinamente esta enfermedad va afectando las partes del cerebro que controlan el pensamiento, la memoria y el lenguaje, y a pesar de que no existe un tratamiento que detenga la enfermedad, los especialistas recomiendan algunos fármacos que pueden ayudar a impedir por un tiempo limitado que los síntomas empeoren.

El Dr. Guillermo Gosebruch, Psiquiatra y Director del Departamento de Ciencias Clínicas de la Facultad de Ciencias Médicas, indica que “la persona que padece la enfermedad comienza a perder funciones del cerebro producto de las alteraciones y el deterioro cognitivo. Suele comenzar después de los 60 años y su riesgo aumenta a medida que la persona envejece; sin embargo, hay que poner atención a las personas jóvenes que olvidan las cosas, porque pueden sufrir un deterioro cognitivo leve”.

La enfermedad y su prevención

El Dr. Gosebruch, señala que uno de los elementos esenciales para prevenir este padecimiento y otras enfermedades es cuidar la alimentación, evitar el sobrepeso u obesidad, mantener actividad física constante y seguir usando nuestro cerebro permanentemente. Asimismo, afirma que es importante que los adultos mayores sean autodependientes. “Algunas veces queremos tener a nuestros abuelitos sentados sin hacer nada y nos asombra verlos activos; nuestros campesinos, por ejemplo, a gran edad aún cortan leña, cosechan y dependen de sí mismos”.

El Dr. Milton López Norori, Docente de la Facultad de Ciencias Médicas de nuestra Universidad, Médico Gerontólogo y Máster en Geriatría, coincide que aunque esta patología no tiene cura, podría ser prevenible, ya que se ha demostrado que los estilos de vida saludables ayudan a que las funciones del cerebro estén activas. “Se dice que la actividad física es un factor protector para el cerebro, porque este se oxigena y los músculos se fortalecen; además, mientras más saludable comamos más la prevenimos”.

El Dr. López Norori, indica que son muy importantes las relaciones familiares y sociales; “si la persona está activa siempre, intercambiando ideas con la familia y amigos, tiene menos posibilidades de padecerla, contrario a los que se aíslan. Generalmente tener un buen nivel educativo es un factor protector, quiere decir que la persona que se mantiene estudiando constantemente y por mayor tiempo, hace que el cerebro esté saludable, aunque en la actualidad haya antecedentes de personas consideradas genios que la padezcan, pero eso sí, la mayoría que estudia más tiene menos probabilidades”.

¿Cómo diagnosticarla?

El Dr. López Norori, añade que el diagnóstico es clínico y se basa en las normas del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5), que cataloga los criterios para el trastorno, tomando en cuenta la dificultad en el aprendizaje y en la utilización de las aptitudes académicas. “Para determinar la existencia de la patología uno hace un listado donde evalúa la cantidad de síntomas en el paciente; sin embargo, aunque parezca curioso, el diagnóstico definitivo es post mortem (cuando ya falleció). Hay además otros criterios de neuroimagen, que es cuando se hacen exámenes como tomografías o resonancias y se detectan ciertos hallazgos, sobre todo en la zona del hipocampo, la aparición de marcadores biológicos como la proteína Tau y la presencia de la beta-amiloide, responsable de la muerte de las neuronas”.

El Alzheimer en Cifras

La Organización Mundial de la Salud (OMS), indica que la demencia suele ser devastadora para sus cuidadores y familiares; estima que en la actualidad 35.6 millones de personas viven con demencia a nivel mundial, el 80 % padece Alzheimer. Este número se habrá casi duplicado para el 2030 y más que triplicado para el 2050.

El Dr. López, explicó que estadísticamente cada tres segundos en el planeta una persona comienza a padecer demencia, predominantemente el Alzheimer, afectando más a países en vías de desarrollo. “En Nicaragua todavía no tenemos un estudio de prevalencia; no obstante, hace pocos años la Fundación Alzheimer de Nicaragua hizo una proyección, calculando que unas setenta mil personas podrían padecer la enfermedad”.

 

Darwin Cajina Carrillo
Facultad de Ciencias Médicas
UNAN-Managua 21-09-2018