Futuros enfermeros conocen línea nutricional para tratar pacientes de UCI

La desnutrición es uno de los principales problemas de salud en todo el mundo, puede afectar a cualquiera y sin hacer excepción de ningún tipo; un sector en riesgo está compuesto por los pacientes hospitalizados, quienes debido a la incapacidad de ingesta y la enfermedad tienden a aumentar su desnutrición a medida que se prolonga su estancia en el hospital.

Conscientes de ello, estudiantes de la carrera de Enfermería en sus cuatro menciones (Obstetricia y Perinatología, Materno Infantil, Salud Pública y Cuidados Críticos), recibieron una conferencia para conocer cómo abordar de una forma más integral a un paciente en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), los materiales de bioseguridad y el manejo de la bomba de infusión.

La capacitación estuvo a cargo de la empresa RH Médica; la Lic. Patricia Centeno, una de sus asesoras nutricional refirió que “tienen una línea nutricional especializada para cada patología, esta fue presentada a los muchachos para que conozcan el protocolo y vías de administración a las que se van a enfrentar”.

Población en riesgo

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), todos los países del mundo están afectados por una o más formas de malnutrición. Combatir todas las formas de malnutrición es uno de los mayores problemas sanitarios a escala mundial. La optimización de la nutrición al comienzo de la vida (en particular durante los 1000 días que transcurren entre la concepción y el segundo año del niño) asegura el mejor arranque posible de la vida, con beneficios a largo plazo.

La malnutrición aumenta los costos de la atención de salud, reduce la productividad y frena el crecimiento económico, lo que puede perpetuar el ciclo de pobreza y mala salud.

 

Darwin Cajina Carrillo
POLISAL UNAN-Managua, 16/02/2018