El santuario ecológico de la UNAN-Managua

En sus dos décadas de existencia, con 3.17 hectáreas de terreno el Zoocriadero de reptiles de la Facultad de Ciencias e Ingeniería de la UNAN-Managua ha logrado ser un espacio único para la crianza y preservación de la Iguana verde. Sin duda alguna, este lugar se convertido en un santuario ecológico de referencia nacional e internacional.

La rutina diaria comienza desde muy temprano, cuando un equipo conformado por seis personas comprometidas con la preservación, se encargan de cuidar, alimentar y mantener limpio el espacio donde estas especies clasificadas en neonatos, juveniles y progenitores se reproducen en multitud. “En este Zoocriadero manejamos la parte de reproducción, esto inicia desde que incubamos los huevos, medimos la temperatura, les damos el seguimiento adecuado hasta que nacen; todo este trabajo desarrollado por la mano del hombre hace fácil la conservación de las Iguanas en este lugar”, expresó el MSc. David Quiroz, Coordinador del Zoocriadero.

Por parte del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (MARENA) se contabiliza que en Nicaragua existen nueve Zoocriaderos que se dedican a la exportación de especies, y uno que trabaja la parte de reproducción y conservación, con fines de estudio e investigación, este es el de nuestra alma máter, el cual ha permitido generar información científica sobre temas de ecología en el país.

“Es el único centro que ha cambiado el enfoque de reproducir, la naturaleza de este ha ayudado a desarrollar la investigación científica, asimismo, aporta a la Extensión Universitaria, que es uno de los ejes que apuesta esta institución académica”, explicó Quiroz.

En este proyecto iniciado en 1996 se reproducen aproximadamente entre ochocientos a mil neonatos al año, que posteriormente se liberan a los espacios que se han acondicionado para su cuido, “este proceso de reproducción se realiza entre los meses de octubre y noviembre;  es una época de trabajo fuerte porque hay que hacer la separación de pequeños y grandes”, mencionó el coordinador del centro.

Se sostiene que la Iguana verde es un reptil que está en amenazas, esto significa que no ha desaparecido, sino que posee cierta intimidación debido a la actividad económica del hombre que ha venido afectando el hábitat natural de las especies.

Autosostenible

Una de las características importantes de este Zoocriadero es su autosostenibilidad, puesto que el 90% del alimento que consumen las Iguanas es cosechado en este mismo sitio, lo que permite que se mantengan con vida en el hábitat.

“Cuando ya se encierran, son animales que dependen de uno, no están en la naturaleza, donde pueden desplazarse y encontrar el alimento fácilmente, es por ello que tenemos el espacio de cultivo, así no se recurre a mucha inversión de comida y se apuesta a la sostenibilidad del centro, además cuando salimos a brindar talleres vendemos el proyecto como autosostenible y eso es lo que nos ha caracterizado”, sostuvo Quiroz.

Diversificación de las especies

El rubro de trabajo es solo con la Iguana verde, pero este centro tiene en exposición tres tipos de tortugas; sabaneras, pecho colorados y dulce acuícolas, las cuales no son reproducidas a gran cantidad, pero que aportan a la iniciativa de conservación y preservación.

Visita de colegios

Durante todo el año se recibe la visita de estudiantes de diferentes colegios de  Managua, quienes se  involucran en las actividades de cuido y limpieza, esto como parte de las horas ecológicas que deben cumplir en sus estudios.

Algo muy común, es que los escolares no lo ven como una tarea que deben cumplir en sus horas de clases, lo ven como un compromiso con la preservación del medioambiente, se entregan y se disponen a realizar las asignaciones que les da el instructor de la granja; llevan alimentos, les dan de comer, miden el tamaño de las tortugas, cosechan el alimento, son gestores.

Según el Lic. Milton Úbeda, el que los estudiantes se involucren a estas actividades es una herramienta efectiva en términos pedagógicos, “el estudiante no viene a que el docente les dé una cátedra sobre el manejo de los reptiles, sino que vienen a la práctica en lleno, no solo observan el proyecto,  trabajan en él”, destacó.

“Antes de que ellos se integren a las labores, se les da una explicación breve cómo trabaja el centro, cuáles son sus objetivos y la historia. Igualmente, se les da  a conocer sobre las medidas de precaución que deben tener presente al momento de estar en contacto con las especies”, refirió el Lic. Úbeda.

Por su parte la Lic. Isabel Martínez, profesora del Colegio Alemán Nicaragüense, consideró  que es de importante que la Universidad se preste a abrir estos espacios a los estudiantes, porque se promueve la educación ambiental en los niños, adolescentes y jóvenes, además, se construye un concepto conservador hacia el medioambiente, “el colegio está agradecido con la oportunidad que la UNAN-Managua brinda a nuestros estudiantes, sabemos que esto es aprovechado de gran manera”, dijo.

La creación de un Zoocriadero en la Universidad surge con el fin de dar oportunidad a docentes y estudiantes para la investigación de temas sobre biodiversidad, de igual forma, este ha logrado estrechar lazos de trabajo con instituciones del gobierno como el Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (MARENA), Ministerio Agropecuario y Forestal (MAGFOR) e Instituto Nacional Forestal (INAFOR); también se participa en actividades investigativas con universidades extranjeras.

 

 

Lesther Mendoza
Facultad de Ciencias e Ingeniería
UNAN-Managua, 21/11/2017