La Universidad y la Agenda 2030

La Agenda 2030, adoptada por la comunidad internacional en el año 2015, representa un serio compromiso para cada una de las naciones que conforman el sistema de Naciones Unidas. Se trata de un replanteamiento del Sistema – Mundo, para que el mismo sea en este siglo XXI, un mundo de paz, armonía y prosperidad y se combatan flagelos como la pobreza. Dicho sea de paso, es una ambiciosa meta que debe lograrse, porque en el actual contexto, la pobreza es un problema estructural de orden ético y moral. 

Como Universidad tenemos un compromiso insoslayable con la Agenda 2030, nuestros aportes deben ser pertinentes y sustanciales en función del cumplimiento de los 17 objetivos y las 169 metas que conforman la Agenda.

El Presidente de la UDUAL, Henning Jensen, rector de la Universidad de Costa Rica, en la inauguración del Congreso “Universidad 2018”, celebrado en la Habana, Cuba, expresó: “Para echar adelante los ODS y la Agenda 2030 se requiere una participación muy activa de todos los sectores de la sociedad, entre ellos, de las Universidades, que en la mayoría de las naciones constituyen factores de desarrollo, justicia y democracia, que son factores de cohesión social”.

Aportar a los ODS, implica su transversalización en el currículo para que desde ahí y en las diferentes carreras, programas y asignaturas contribuir con un mundo mejor donde la erradicación de la pobreza, la protección del planeta y el aseguramiento de la prosperidad sean ejes fundamentales, que nos encaminen a un mundo más humano, sostenible y sustentable. No obstante, esa transversalización implica un replanteamiento de las estrategias en el campo de la docencia, la investigación y la extensión, que permita el empoderamiento de la Agenda y la pertinencia de su aplicación, sin obviar, que lo más importante para la comunidad universitaria es tener una conciencia lo más clara posible de lo que hablamos, cuando nos referimos al Desarrollo Sostenible en un mundo tan desigual como el que habitamos.

Este mundo que amenaza la calidad de vida y hasta la supervivencia de una parte de los habitantes del planeta, provocando desequilibrios territoriales, económicos y sociales que generan migraciones masivas, desigualdad, injusticia y violencia, debe reflexionarse desde nuestras aulas, desde nuestra visón y misión y en la praxis no solo contribuir a la consecución de los objetivos, sino que también en la formulación de propuestas para la viabilidad de los mismos.

Todo esfuerzo encaminado al logro de los objetivos y metas de los ODS, requiere desde el punto de vista endógeno, no solo los esfuerzos al interior de la Universidad, sino que también, la articulación interinstitucional para que desde un programa de país permita garantizar esos logros y desde la perspectiva exógena, establecer una alianza con todas las expresiones organizativas de la educación superior en América Latina y otras latitudes (UDUAL, CSUCA, EUA, etc.), para hacerse sentir ante la comunidad internacional en la lucha por un mundo más humano y sostenible.

 

MSc. Eduardo López Herrera
Docente FAREM-Estelí, 13/12/2018