Soberanía y Democracia

El Sistema Democrático Occidental es el resultado de grandes debates filosóficos e ideológicos relacionados con las estructuras de poder, íntimamente ligada a la desigualdad entre los hombres, el cambio (1789) a favor de la igualdad de los individuos, nos lleva a transformaciones sobre la distribución del poder y las formas de llegar a él. Tenemos sin embargo que constatar, que la aplicación del modelo, que parte de la División de Poderes y el Sufragio Universal, no han provocado los mismos resultados entre los países que lo crearon y los que lo adoptaron.

La situación Venezolana, marca una disfunción en un país que adoptó el sistema, como muchos en América latina, pero tenemos que advertir, que el fallo no es generado por la “adopción” del tipo de sistema organizativo del Estado (Democrático), sino más bien en las formas y condiciones de aplicación. Los europeos crearon un sistema con el fin de adaptar la sociedad al Estado resultado de su evolución nacional en el marco de sus estructuras de poder, pero al mismo tiempo limitaban, por el surgimiento de los “Estados Nación”, las injerencias extranjeras, gracias al principio de la Soberanía. Ahora bien, a pesar de la adopción del sistema, en Venezuela se siguen generando intervenciones extranjeras que provocan resultados adversos a la convivencia entre sus nacionales al perder el Ejecutivo su mayoría parlamentaria

Los politólogos constatamos en estas circunstancias, que en condiciones idénticas, el Sistema Democrático genera situaciones diferentes, La V República Francesa muestra un ejemplo contrario, al caso que vive actualmente el Presidente Maduro, El Presidente François Mitterrand, de etiqueta Socialista, perdió su mayoría parlamentaria ante la derecha liderada por Jacques Chirac, pero en ningún momento al líder de la derecha se le ocurrió utilizar el instrumento que le brindaba la Constitución Francesa mediante una Moción de Censura Parlamentaria para destituir a un Presidente electo por el pueblo francés.

El éxito de la Moción de Censura no estaba asegurado por la adquisición de la nueva mayoría parlamentaria, pero el respeto a la figura presidencial y a la posible sanción del pueblo en la elección del sustituto del Presidente Mitterrand, que podía devolver la mayoría al Presidente, llevó a la derecha a respetar la elección popular, dando lugar a lo que entonces se denominó la Cohabitación. Cohabitación de un Presidente de izquierda y un Primer Ministro de Derecha, el ejemplo nos permite nuevamente advertir que:

La injerencia de países foráneos desvirtúa la solución nacional, porque el compromiso no es con el pueblo, sino con los que prefieren una solución no nacional.

La clase política en Francia es formada en la Escuela Nacional de Administración Publica o en Instituto de Ciencia Política de París, donde estudian élites académicas, Chirac era exalumno de las dos. No hay comparación entre las oposiciones venezolanas y francesa.

Los elementos que componen los fenómenos políticos son los mismos donde quiera que acontecen, solo cambian los valores, las condiciones de control social y la capacidad de sancionar.

El poder soberano, no hace parte de la división de poderes, pero es fundamental para el ejercicio y mantenimiento del Estado Democrático.

Dr. Dr. Samuel Madrigal Fornos.
Ex-Alumno de Maurice Duverger.
Profesor Investigador de la UNAN Managua.

Fotografía: web