Mis prácticas de familiarización: un primer acercamiento a la realidad laboral

Mi nombre es Guisselle Celis, tengo 20 años de edad y soy estudiante del tercer año en la carrera de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la UNAN-Managua. Desde muy temprano en el trayecto de la educación secundaria, supe que quería estudiar esta carrera porque me apasiona la política y los temas de coyuntura internacional.

El propósito principal de este escrito, es compartir mi primera experiencia laboral desarrollada durante mi práctica de familiarización en la oficina de Relaciones Públicas de la UNAN-Managua.

En la UNAN-Managua, el módulo de las prácticas se compone de tres momentos: familiarización, especialización y profesionalización. El primer bloque está orientado a que el estudiante conozca de las características de los entornos laborales, que tenga la oportunidad de observar, explorar e indagar sobre el quehacer de los profesionales en su campo de formación.

A continuación describiré brevemente mi experiencia. Realicé las prácticas de familiarización en la Oficina de Relaciones Públicas. Una de mis primeras actividades fue conocer cómo está estructurada la oficina de acuerdo a las funciones que desempeña. La misma, está integrada por tres coordinaciones: protocolo y gestión de viajes, internacionalización, y comunicación.

Mi pasantía fue asignada a la coordinación de internacionalización, cuyo equipo de trabajo se encarga de los procesos vinculados con: gestión, registro, monitoreo y seguimiento a convenios; gestión y seguimiento a programa específicos de movilidad académica, apoyo a la formulación de proyectos específicos, y la organización y seguimiento a los cursos de idiomas extranjeros.

Durante el período de colaboración, conocí sobre los procesos asociados a la gestión de convenios. Una de mis tareas asignadas fue el registro de los convenios nacionales e internacionales firmados por la UNAN-Managua en una base de datos, en donde cada uno era clasificado de acuerdo a su forma y a su contenido. Al efectuar esta tarea, aprendí mucho sobre la manera en que los convenios están redactados, y de qué manera, estos contribuirán al mejoramiento de los programas académicos e investigativos de la institución.

También, participé en un taller de elaboración de proyectos específicos, uno relacionado con la creación de un programa de movilidad institucional, y otro con el establecimiento de un centro de idiomas y cultura. Fue todo un reto ser parte de la elaboración de los proyectos, sobre todo porque no contaba con los conocimientos teóricos ni prácticos para poder realizar este tipo de tarea. Sin embargo, aprendí muchísimo acerca del tema, y el equipo de internacionalización estuvo siempre presente para corregir mis errores de la manera más profesional posible.

Por último, me asignaron una tarea relacionada con la creación de una base de datos, en donde ubicaría todos los convenios que tiene la UNAN-Managua, del 2015 al 2017, en los que se hable de movilidad e intercambios. Para esto, era necesario revisar las páginas web de las universidades de la contraparte para asegurarme de que la información estipulada en la base de datos, estuviera lo más completa posible. Al realizar esta asignación, contribuiría con la facilitación de la creación del programa de movilidad estipulado en el proyecto específico del equipo de internacionalización.

Cuando estamos iniciando la carrera, como estudiantes, ansiosos por alcanzar nuestras metas, tenemos una visión positiva del mundo. Esperamos lo mejor, y deseamos lo mejor, con el objetivo de cumplir nuestros sueños. No obstante, a medida que avanzamos en el camino, nos damos cuenta de lo difícil que es la realidad, y experiencias como la de las prácticas nos permiten entrever lo que el futuro nos deparará.

Considero que las cosas pasan una razón, y el hecho de tener mi primera experiencia laboral en la UNAN-Managua, fue algo que se quedará conmigo por siempre. A pesar de mi inexperiencia, las personas con las que tuve el privilegio de trabajar, jamás desconfiaron de mí, y permitieron que mi trayecto estuviera lleno de muchas oportunidades de aprendizaje que serán de gran ayuda en mi vida profesional.

Muchos no tienen la suerte que yo tuve al tener una experiencia tan enriquecedora, pero cada trayecto es diferente, y para bien o para mal, de todo se aprende. Nosotros, como el presente y como el futuro de Nicaragua, no debemos darnos vencidos ante las adversidades. Debemos tomar este tipo de oportunidades, como las prácticas de familiarización, para mejorar nuestra calidad humana, y convertirnos en los profesionales que nuestro país necesita para alcanzar el desarrollo social y económico: profesionales de vocación, profesionales íntegros, profesionales capacitados.

Muchos podrían pensar que la realización de las prácticas es una pérdida de tiempo, pero estas son las experiencias que nos moldean y que muchas veces determinan el camino del éxito. Los primeros contactos con el mundo laboral son clave para el correcto desarrollo de nuestra formación académica y profesional, y tenemos que aprovecharlos al máximo.

De la UNAN-Managua, no me llevo otra cosa más que buenos recuerdos, nuevos conocimientos, y una experiencia enriquecedora.

Para finalizar, me gustaría dar agradecimientos especiales al Profesor Francisco Llanes, Profesora Ana Arce, y Profesor Danilo Madrigal, por ayudarme con la revisión de este artículo, y por ser parte fundamental de mi experiencia trabajando en la Oficina de Relaciones Públicas de la UNAN-Managua.

[Total:8    Promedio:4/5]